About ME

Vivímos en un mundo muy convulso, una jungla dominada por el consumismo desbocado y por el individualismo extremo.

La sociedad nos condiciona desde la infancia para que nos convirtamos en alguien “importante” y nos hace dependientes de los objetos materiales: el mejor coche,
el mejor trabajo, la mejor casa; debemos poseerlo todo. Precisamos de lo material para alimentar nuestro ego, alrededor del cual, crecen nuestros miedos, sufrimiento y limitaciones.

A través de comprender como opera diariamente saboteando nuestra vida conseguí desarrollar mi conciencia y liberarme del sufrimiento: así, empezó mi historia…

 

Me llamo Cecile, yogi nacida en Paris hace ya unos 30 años, pertenezco a la generación que anhela elevar la conciencia colectiva y acercar a las personas a mayores niveles de conexión. Vivía en Francia una vida plena, en la forma que establecemos el “éxito” en nuestra sociedad occidental. Trabajaba para grandes empresas y tenía mucho de lo que se supone “anhelado”, pero vivía en mi interior una época oscura, en la que me encontraba altamente insatisfecha y frustrada. Tenía que encontrar algo para canalizar toda esa energía de insatisfacción. Debido a que siempre he sido de naturaleza curiosa e investigadora, en el sentido de intentar encontrar respuestas a las grandes interrogantes de la vida, traté de encontrar la vía para cruzar de la orilla de la incertidumbre y de la esclavitud a la orilla de la certidumbre y de la libertad interior. Empecé a interesarme de cerca en la práctica de la meditación y del yoga. Tras años de práctica, poco a poco, de forma natural y orgánica, la magia del yoga comenzó a actuar en mí. 
Mi presencia en la esterilla y mi conciencia sobre cada uno de los movimientos me hizo acceder a los beneficios del yoga tanto en el plano físico como en el psicológico y espiritual.

Para avanzar en mi camino de evolución consciente, necesitaba entender más claramente como funciona la mente humana. Comprender lo que es el ego y reconocer sus trampas, fue lo que me llevo a iniciar una terapia de desarrollo personal, que, junto con las técnicas de PNL (programación neurolingüística), me hicieron discurrir por la sutileza de la inteligencia emocional, abriendo una compleja red de entendimiento y consciencia. A través de este método para el crecimiento interior, conseguí mejorar la relación conmigo misma y con los demás. Perfeccioné  mi organización psicosomática, dándo un sentido más profundo y elevado a mi vida, encontrando mi lado más autentico y genuino.

Como el yoga se había convertido en el bálsamo de mis emociones erráticas y el impulsor de mi propia verdad, decidí dejar mi trabajo y cambiar radicalmente de vida, empezando todo de cero. 

 

Renacida en mi autentico yo, emprendí un viaje a la India, al origen del yoga, para beber directamente de la fuente. Me gradué como profesora de Yoga (500 horas RYT ®) en Hatha y Ashtanga, aprendiendo la disciplina, la filosofía mística y los secretos del yoga tradicional y holístico en Rishikesh y en Goa. Inspirada por mis maestros y contagiada por el entusiasmo de cuantos me rodeaban, tuve la suerte de poder viajar durante casi 2 años impartiendo cursos de yoga y organizando retiros por lugares mágicos y edificantes como la India, Indonesia, Colombia, Perú, Ecuador y Estados Unidos. Países que me han brindado maravillosas experiencias y cuyas culturas han dejado una profunda huella en mí, enriqueciéndome como persona y como profesora de yoga..

Instalada en Madrid desde mayo 2018, quiero compartir lo que he recibido y servir a otros de guía en la búsqueda  y recorrido del camino a la felicidad y la salud a través de los beneficios del yoga tradicional indio, enriquecido por las enseñanzas de Pantajali Swami Swatmarama, BKS Iyengar y Pattabhi Jois.

Con esa vocación, Imparto actualmente clases tanto colectivas como particulares para todos los niveles de Hatha Yoga, Vinyasa Flow, Yin Yoga y restaurativo en castellano, ingles y francés.

Gracias a un conjunto maravilloso de herramientas , de técnicas, de métodos fiables y solventes, acompaño a mis alumnos en este proceso de unificación para aliviar a los sentidos de las distracciones externas concentrando la mente en la respiración, el cuerpo y el despertar energético.

La parte más importante de este proceso es la consciencia de la respiración,que se extiende como un hilo unificador (Sutra) a través de toda la clase.

Purificando nuestra mente y nuestro cuerpo, empezamos a sentirnos mejor, ganando bienestar y confianza. Encontrando la paz que reside en nuestro interior, podemos estar en paz con los demás. Solo cuando empezamos a vivir según la definición de quienes somos realmente y limpiamos nuestro disco duro, podemos evolucionar y alcanzar un nivel superior de consciencia. 

El yoga es un sistema de más de 5000 años de antigüedad abierto a todas las personas. No es una religión, no es dogmático y por lo tanto, lo pueden practicar tanto personas creyentes como las que no lo son.

 

Tenemos la oportunidad universal de comprender quienes somos. A través del yoga
y eligiendo un sendero mas espiritual podemos corregir nuestras imperfecciones.

Posees el libre albedrío para elegir entre vivir en un mundo de ilusiones o compartir
una visión colectiva de luz, vida, amor incondicional y libertad que se origina más allá de los confines de nuestra realidad espacio-tiempo.  

 

Abandona los viejos hábitos y sal de tu zona de confort, tienes la llave para ser la mejor versión de ti mismo.

 

 

¿En que consiste una clase?

 

 1. Centrar e interiorizar (pratyahara):

 Para empezar la clase, guío a los alumnos mediante una corta meditación para alcanzar un mayor grado de consciencia interna, conectando el cuerpo, la respiración y la mente. Así, les ayuda a establecer la base fundamental de su practica.

 

2. Mantras:

 Son repeticiones de sonidos y palabras en sánscrito cuyas vibraciones al ser cantadas, enfocan la mente para llegar a un estado de consciencia mas elevado.

 

3. Shatkarmas:

 Para preparar el cuerpo físico y lograr que el prana (energía vital) fluya mejor,
uso shartkarmas (ejercicios de respiración para limpiar los nadis o canales energéticos) y equilibrar los chakras (centros psíquicos) del cuerpo sutil.

 

4. Calentamiento:

 Calentar gradualmente el cuerpo incrementa la flexibilidad, reduce el riesgo de lesiones y genera  tapas (fuego interior), para quemar la toxicidad y el apego emocional.

 

5. Asanas (posturas)

 Las asanas son una serie de posturas que purifican el cuerpo creando un fuego interno que quema impurezas. Este sistema de técnicas psico-fisiológicas, incluye también bandhas (cierres energéticos con contracciones sostenidas que se practican en diferentes partes del cuerpo cuyo objetivo es el control de la energía interna) y mudras (gestos de las manos) para generar y acumular mas prana en el cuerpo físico y sutil.

Las asanas producen un aumento del caudal circulatorio que revitaliza todos los órganos, tonificando los músculos y  los ligamentos. Asimismo, estabilizan las articulaciones, relajan los nervios y promueven la mejora del funcionamiento de todos los sistemas del cuerpo. (respiratorio, óseo, muscular, endocrino, inmunológico, nervioso etc.)

Al purificar en profundidad el cuerpo y cultivar firmeza, el prana (energía vital) circula con más libertad, nutriendo, curando e integrando el cuerpo y la mente.

 

6. Pranayama :

El pranayama son diferentes ejercicios de respiración que suelen  realizarse al final

de la clase. En sánscrito, “prana” significa energía y “iama” significa control. Por lo cual, Pranayama significa control de la energía.  Para los antiguos yogis, al respirar se absorbe la energía del universo o prana a través del aire. Por esto se entiende que controlar la energía es controlar tu respiración.

el pranayama genera energía cósmica que luego fluye por todo el cuerpo sin ser perturbada siendo la clave para una meditación profunda y transformadora.

7.Relajación e integración (Savasanah)

Típicamente practicamos Savasanah al final de la clase, es la última asana y la más importante, es una meditación reclinada que nos ayuda a absorber e integrar los beneficios de nuestra práctica y al mismo tiempo, nos relaja profundamente.

Esta relajación consciente del cuerpo y de la mente elimina todas las tensiones y nos revitaliza. 

Realizando un ejercicio de autoescaneo y observación somos conscientes de nuestro cuerpo completo y centramos nuestra atención en el momento presente. Esta posición es un acto de rendición y aceptación; al rendirnos creamos espacio en la mente y en el cuerpo; al crear espacio en la mente, dejamos de crear resistencia y estamos mejor preparados para adaptarnos al mundo y sus contra tiempos.

 

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle